CONTACTO ARTISTAS PRESENTACIÓN GALERÍA
 

                A la hora de presentar su trabajo los autores no tienen mucha información acerca del proyecto artístico de una galería, sobre qué busca exactamente y en qué basa su criterio de selección, por lo que resulta oportuno dejar constancia de ello plasmando algunas ideas al respecto. Vaya por delante que no se trata sino de las nuestras y que, sin ánimo de querer convencer a nadie de una cosa o de otra, seguramente permitirán que más de uno se vea reflejado en ellas.

En la presentación de la galería se alude al proceso de apertura tanto conceptual como estilística que estamos desarrollando y hablamos del criterio de “calidad” y “coherencia” en la obra que lo preside. Esto puede parecer muy genérico, y realmente lo sería si basáramos su curso en la incorporación de determinados estilos, pero desde el momento en que centramos nuestra atención en las cualidades de la persona que hay detrás, ya no lo es tanto. Creemos que las propuestas más interesantes llegarán de los individuos que reúnan las mejores condiciones y actitudes, por lo que en un artista lo que buscamos es talento, motivación, sinceridad y compromiso con su obra.

El talento, condición presumida, es la materia prima con la que el artista va a trabajar. La motivación es el combustible que le va a permitir caminar. La sinceridad y el compromiso, inseparables, hacen huir de atajos y efectismos, serán los que provoquen las búsquedas intelectuales y estéticas, las de recursos plásticos, las dudas, las crisis. Inducen ese permanente sentimiento de insatisfacción, el tan necesario espíritu autocrítico que, bien dosificado, propicia el avance. Las cuatro características juntas permiten que el crecimiento del artista llegue fruto de la evolución personal y por tanto de manera coherente.  

Si distinguimos en la obra dos rasgos sustanciales, el fondo y la forma, el mensaje y el lenguaje, en definitiva el concepto y la expresión plástica del mismo, ambos aspectos deben  ir de la mano y puestos en relación el uno con el otro. Tan importante es para un artista profundizar sobre el discurso, búsqueda estética o idea que quiere transmitir como hacerlo sobre los recursos plásticos que mejor se adecuan para plasmarla. Esta coherencia entre ambos aspectos se aprecia especialmente en aquéllos que llevan evoluciones propias, consecuentes y sinceras. En muchos casos la obsesión por la técnica expresiva puede desvirtuar el resultado por no ponerla en franca subordinación al objetivo principal, que no es otro que transmitir adecuadamente aquello que el autor se propone. Sin embargo el desequilibrio también puede ser inverso, es decir, un magnífico ejercicio de reflexión cuya expresión plástica no es suficientemente apropiada daría lugar a una obra que adolece de capacidad de comunicación y que, por falta de madurez, puede no llegar al espectador.

Con respecto a la contemporaneidad en la obra, en la presentación de la galería ya se habla de que ésta no debería ser sino consecuencia de una actitud por parte del autor abierta, inquieta y receptiva a las informaciones estéticas, conceptuales y técnicas de su entorno. Dados los diversos matices que permiten apreciar esta relación con el momento actual, es muy probable que un artista con las características personales y las búsquedas que hemos descrito, desarrolle un trabajo que llevará implícito este aspecto. No obstante, si hay un principio filosófico que sea consensuado en el mundo del arte contemporáneo, ese es el de la pluralidad en su sentido más amplio. Quizás ahora más que nunca hay espacio para todo tipo de corrientes artísticas, incluyendo aquellas que reflexionen sobre lo ya reflexionado siempre y cuando aporten algo nuevo. Es tarea del artista hacer suyo el concepto y apropiárselo mediante la búsqueda en una dirección personal.

Trabajar con artistas jóvenes y proyectarlos es una de las mayores satisfacciones para la galería. En este sentido no nos interesa tanto el camino recorrido como el que queda por hacer, por lo que el currículum expositivo lo consideramos complementario pero no determinante. La proyección persigue un objetivo claro, desarrollar el máximo potencial generando valor en los distintos ámbitos, el artístico, el humano y el económico, y tiene una base fundamental en el nivel de comunicación, confianza, compromiso e implicación entre artista y galerista. Por este motivo es muy importante que ambos compartan puntos de vista en relación a conceptos artísticos y filosofía de trabajo, factor que ha propiciado este texto resumido en el cual unos se verán reflejados y otros no.

Por último, y referido a aquellos que se identifiquen con las ideas expuestas y quieran presentarnos su trabajo, una puntualización respecto a los envíos de dossieres vía e-mail. Para un primer contacto son suficientes entre cinco y diez imágenes y algún texto explicativo del proyecto si procede. Para ser visualizadas en pantalla no es necesario que éstas tengan un peso excesivo, por lo que rogaríamos se tenga esto en cuenta.

A todos, los unos y los otros, saludos cordiales.

 

Santiago Sánchez Echeberría

 

C/ Castelló 120
28006 Madrid. España
Tel: 91 564 48 06
Fax: 91 564 47 26
info@santiagoecheberria.com